viernes, 13 de mayo de 2016

Islas Maldivas

Maldivas!! :)


En un principio no tenía pensado visitar este maravilloso conjunto de islas pero teniendo como objetivo el sur de la India, ¿cómo iba a dejar pasar la oportunidad de visitar un destino tan idílico como las Maldivas? 
Playas espectaculares, aguas turquesas y un mundo marino completamente nuevo para mí... Vamos que nos vamos!



Un momento!, si la idea que tienes de Maldivas es un resort 5 estrellas, cabaña de madera en el océano, playa privada y demás, siento desilusionar pero ¡vale mucha pasta! y todavía no soy un magnate ruso ni tengo cuentas en Suiza. Pero tranquilos, este bello país sí se puede visitar con un presupuesto ajustado como el mío, así que allá vamos. VIVA!!


Maldivas es un país muy extenso, el 99% es agua y lo componen unas 1200 islas. Es un país 100% musulmán y para ser residente hay que convertirse. No hace mucho tiempo que está abierto al turismo mochilero, de hecho, durante 30 años ha gobernado la dictadura y fue en 2008 cuando en elecciones libres y pluripartidistas se cambió el gobierno y la esperanza vino con Mohamed Nasheed. Este señor abrío el país, luchó conta la pasividad actual ante el cambio climático, mejoró servicios e impulsó el desarrollo. Pero desafortunadamente en 4 años tuvo que dimitir por presiones del antiguo gobierno y el gobierno actual parece que todavía sigue comandado por los fieles del dictador (Os recomiendo el documental: The Island President)

¿Quieres saber cómo he pasado 10 días en el paraíso con 200€? La respuesta: Helpx. Una web que pone en contacto personas que necesitan cualquier tipo de ayuda, con personas que necesitan alojamiento y quieren vivir una experiencia local (normalmente se intercambian 4 horas de trabajo por alojamiento y comida) Así fue como me puse en contacto con un entrenador de fútbol que buscaba a alguien que le ayudara con las clases para niños. El primer contacto no fue nada fácil pero después de varios emails, llamadas y mensajes, a falta de dos días para entrar al país, me confirmó que podía quedarme en su casa. Por cierto soy malísimo jugando a fútbol pero al ser español y al haber trabajado antes con niños pues me aceptó. Al final, me quedé en su casa 7 días ya que para mi desgracia, la semana que fuí eran vacaciones escolares, por lo que apenas habían niños en la isla, ya que volvían a islas más remotas con sus familiares, así que solo dí una hora al día de clase, pero fue divertido y tuve más tiempo para descubrir la isla y conocer a la familia.


Los niños puntuales en el campo de tierra/arbustos/piedras con sus equipaciones y botellas de agua, preparados para el entrenamiento. Eran unos 10 de distintas edades y recuerdo como se esforzaban por hacer los zig zags con el balón y marcar gol en la portería pequeñita. El día no había hecho nada más que empezar y ya hacía mucho calor. Cambio botas por chanclas y a la playa. Baño con camiseta y fotos subacuáticas, esto es el paraíso. Vuelta a casa a comer donde el ingrediente principal es el atún. Tarde de paseo por la isla sin rumbo fijo y en busca de aceite de oliva. Puesta de sol en el puerto y salida de la luna anaranjada gigante en la playa. Cena 'tipical spanish': tortilla de patatas y pan con tomate bueno y atún por supuesto. Familia maldiva y a dormir en una camita chiquitita.



Así pasé la semana en Hulhumalé, la isla donde está el aeropuerto internacional y aunque no es la mejor playa ni las aguas son turquesas, me encantó. Recuerdo ir corriendo a la parte oeste para ver la puesta de sol y volver a la otra punta de la isla para contemplar la salida de la luna. Increíble. También tuve tiempo de visitar la capital, Malé, pero es una de las ciudades más agobiantes donde he estado, es una isla pequeña y no se puede casi respirar, no me gustó nada. También visité Vilingili que es una islita a 5min de Malé donde suelen ir las madres con sus niños a remojarse cuando salen del cole. El método de transporte más utilizado es la moto y el ferri público. El sistema de ferris ha hecho que muchas de las islas habitadas estén comunicadas y por cierto, los billetes son muy muy baratos (0,20€-3€)


Hay muchísimas islas que visitar en Maldivas, algunas son privadas, otras locales y otras están inhabitadas. Después de mucho pensarlo, decidí pasar los últimos días en Maafushi, a dos horas en ferri de Malé. Ésta isla es la más conocida por los turistas, tiene más de 30 hoteles y siguen construyendo, aunque todavía podemos considerarla una isla local, en ella viven cerca de 1200 personas y no está masificada, veremos en 10 años...
Me encantó caminar por las callejuelas de arena y de vez en cuando mirar desvergonzadamente a través de las puertas y ventanas abiertas de las pequeñas casitas locales. También ver las estrellas desde una especie de hamaca y beber agua de coco en la playa.



Los dos últimos días estiré el presupuesto y me fuí de tour. Hicimos snorquel en tres arrecifes diferentes, luego vimos delfines y terminamos la excursión en un banco de arena en medio del océano comiendo macarrones con tomate. Quedé maravillado con los arrecifes de coral y con la playita y aguas del banco de arena. Eso sí durante la semana siguiente estuve echándome aceite de coco en la espalda ya que me la quemé enterita. Durante un día, pasó por mi mente la idea de quedarme allí unas cuantas semanas, me hice amigo de los tripulantes del barquito y me invitaron a ir con ellos todos los días que quisiera a ver corales y descubrí que la gente local alquilaba habitaciones por el mismo precio que en Alicante (250€/mes) Tentador!! Finalmente cogí el vuelo pero siento que en el futuro volveré a este maravilloso país de gente sonriente y aguas cristalinas.







Próximo destino: Sri Lanka! :)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario! :)