jueves, 31 de marzo de 2016

Dubai y Abu Dhabi (EAU)


Edificios enormes, coches espectaculares, jeques, expatriados y mucho mucho lujo… Bienvenidos a los Emiratos Árabes Unidos.


Los EAU lo forman 7 emiratos y su capital no es Dubai como podría parecer, es Abu Dhabi, eso sí Dubai es la más rica y dónde la mayoría hace los negocios o viene de vacaciones. Los otros 5 no son muy turísticos que digamos, mayormente desierto.

Lo primero que me encuentro nada más bajar del avión es un aeropuerto de lo más limpio, grande y lujoso que he visto en mi vida, ni un papel en el suelo y todo en perfecto orden. Aterricé a la 04:00h y no podía perder tiempo ya que tenía que llegar a la casa antes de que la persona que me alojaría se fuera a trabajar. Así que nada, a andar 1h en busca de la estación de metro, suerte que conocí un boyscout alemán que iba a viajar 3 meses por oriente medio para aprender árabe y se nos hizo más ameno. Al fin la encontramos y llegué a tiempo por los pelos. Eso sí dejé la mochila y a dormir a la playa ya que no tenía la opción de quedarme en la casa del hombre cuando no había nadie... cosas que hay que aceptar cuando no pagas nada por alojamiento.
Caminata hasta la playa por la autopista porque esta ciudad no está hecha para viandantes. Eso sí cada coche más espectacular que el anterior, madre mía!! Yo iba andando, con calor y sin dormir pero me iba a la playa ;) Pero las distancias son enormes y tardé 1,30h pero al fin llegué.


Ante mí, el imponente Burj Al Arab, con 6 estrellas con lujo (no con 7, como se suele decir, se ve que una reportera le pareció tan lujoso que lo describió así y se le ha quedado el mote). En la playa no hay mucha gente y los atobuses de japones llegan, hacen fotos y se van. El concepto de playa en España con chiringuitos, ambiente y demás, aquí no se estila, o por lo menos de día y en playa pública. La playa está a la derecha del hotel y al hotel únicamente se puede entrar si tenéis reserva de habitación (1000€/noche) o reserva para tomar el té por la tarde (125€ creo recordar). Yo me hice la foto de rigor desde fuera y ya tá.

Cogí el metro, que es una pasada, super nuevo y es la mejor forma de moverse aunque solo hay dos líneas. Peroooo cuidadín… hay distinciones: Zona gold (para ricachones), silver y los vagones para las mujeres y te pueden multar con 25€ si no cumples las normas (incluso si mascas chicle dentro te pueden multar). En los autobuses, la parte delantera es para las mujeres también y no se puede pagar al conductor directamente, por lo que la tarjeta de bus se hace imprescindible y entrar por detrás también para los hombres jeje. Es muy barato el transporte, hasta los taxis. Dicen que la gasolina es más barata que el agua, y casi que sí, (1litro gasolina=0,65 céntimos de euro). El agua también es barata, ya que las fuentes escasean, la botella era mi compañera de viaje número 1.


Después cogí un bus al centro comercial más grande del mundo (Dubai Mall). No me apasionan mucho los centros comerciales y menos ahora que voy justo de equipaje y por supuesto de dinero. Pero eso sí, es impresionante lo grande que es, es una locura de tiendas y más tiendas. Lo que no hay que perderse en el mall es: El acuario: impresionante cristalera central, una de las más grandes, pero para entrar dentro y pasar por un tunel e incluso darte un chapuzón hay que pagar y no poco. Lo mejor es ver a las rayas cuando les dan la comida… se les ve una caritaaa jeje. También vi la cascada con estatuas y hasta una pista de patinaje, para más info, aquí. Ya en el exterior, sí, conseguí salir del laberinto, está el edificio más alto del mundo: El Burj Khalifa (la torre del Califa) con 800 metros de altura. Es increíble, impresiona al verlo la verdad, y de noche con las luces en todos sus ventanales, todavía más. No subí, porque era caro y estaba todo nublado. Lo que más me gustó fue el espectáculo de la fuente central, a mi se me pusieron los pelos de punta y aunque dura poquito, me encantó.

Para acabar el primer día, y el más completo, quedé con mi amiga Anya, de Aegee-Kiev, que nos conocimos hace tres años en Alicante, es una chica encantadora, me llevó con su coche a Marina (uno de los sitios más bonitos de Dubai) es como otro centro de ciudad, pero menos saturado. Me gustó, me quedé con ganas de pasar más tiempo allí. Era miercoles y parecía sábado noche en verano en Alicante. Es increíble como se ha desarrollado esta ciudad en cuestión de años, pero a la vez tengo que decir que todo es muy comecial y un poco superficial. No me gustaría vivir allí.


Al día siguiente, Anya me llevo a ver la famosa Palmera Jumeirah y el hotel Atlantis (igual al de Bahamas). Hay un tráfico terrorífico porque todavía siguen construyendo y solo hay una calle. En Atlantis no hay nada que hacer sin dinero, así que nos fuímos rápido a encontrarnos con el coche safari! :) (Si estais en Dubai, no dudéis en hacer un safari, ha sido de lo mejor de mi estancia aquí. )


Safari: No, no se ven animales, aunque algún camello y alguna cabra sí que puede ser que os encontréis. Se le llama safari a ir en un 4x4 por el desierto subiendo y bajando dunas a toda pastilla. Es toda una experiencia, el conductor que nos tocó era un crack y nos lo pasamos pipa. Nos dejamos un tiempo para admirar el paisaje y sacar fotos. "alguno" también se tiro rodando por una duna jajaja. Más tarde nos llevaron a un zoco en medio del desierto a cenar comida típica y a disfrutar de los espectáculos (danza del vientre, malabares con fuego y baile típico de dar vueltas sobre sí mismo). Nos salió por 25€/p (una ganga) y pasamos toda la tarde con ellos e incluso hicimos dos amigos de India en el coche que eran unos cachondos. ;)



Abu Dhabi:


Me gustó más que Dubai, no tantos turistas vienen aquí y la ciudad tiene varios lugares interesantes.
Me quedé a dormir en el único hostel que hay en toda la ciudad en una habitación con 4 camas. Alojarse aquí no es barato, conocí a una chica ucraniana que estaba buscando piso y una única habitación, la más barata, le costaba 1000€/mes.

Corniche beach, es la playa pública de la ciudad, lo más curioso es que tiene distintas puertas de entrada, una para familias, otra para bikini, otra para locales... yo entré por la cuatro y están bien delimitadas. El agua fríaaaaa y no super limpia. Bien. Se me ocurrió la idea de ir después de la playa a visitar la ciudad, ya que queda cerca, pero no pensé más y cuando llegué al palacio más lujoso del mundo, que ahora es hotel, no me dejaron pasar con los pantalones cortos, ni poniendome la toalla de forma que tapaba hasta mis tobillos, jajjaja no hubo forma. Así que volví 2 horas más tarde, más uniformado y entré.Qué pasada de lugar, no es super ostentoso, es muy muy lujoso pero bonito, yo haciendome el despistado me fuí metiendo para dentro y me parece que me colé un poco (pero nadie me dijo nada) puse cara de que sabía dónde estaba mi habitación y para dentro. Vi la piscina, las habitaciones, el jardín y hasta la playa privada, que por cierto no había nadieee y justo se estaba poniendo el sol, qué maravilla! Por cierto, si os queréis tomar un "camelchino" podéis hacerlo en el restaurante del hotel por 15€, incluye un poco de oro en polvo también.







Lo más espectacular de Abu Dhabi es sin duda la mezquita Sheikh Zayed. Tomamos un bus por la noche y después de una hora llegamos y ya estaba cerrada, así que la pudimos contemplar de noche y al dia siguiente de día y por dentro. Conocí a un alemán que volvía de haber estado en Nueva Zelanda con la work and travel visa un año y nos fuimos juntos a ver esta maravilla reciente, terminada en 2007. Es todo mármol blanco y por dentro hay una alfombra de la extensión de un campo de fútbol tejida por mujeres iraníes. Pegué la oreja a una guía y me gustó conocer los detalles como que en la pared principal que está encarada a la Meca, están todos los nombres que se le da a Alá. Estos sitios con guía te fascinan más pero me toca siempre leer antes y después.



Para acabar el viaje por los Emiratos, conocí, en el autobús a Duabi, a dos chicos de India que justamente eran del estado de Kerala, lugar donde pienso ir dentro de un mes más o menos, y fueron super amables conmigo. Me encanta ese meneíto de cabeza que hacen cada dos por tres, es una pasada, y las preguntas que hacen, la primera, ¿estás casado?, no sé si es que al dejarme barba y dormir poco he envejecido o qué... pero creo que es algo cultural de allí. Pues nada más bajar del autobús, me llevaron por el dubai antiguo y por la zona que llaman little India (pequeña India). Después de caminar mucho, no me dejaron que me fuera sin cenar y sin el típico chai. Buenos tíos. Y así me despido de este país, con buen sabor de boca y con el bañador preparado para el siguiente destino: Maldivas! :)

Un beso! Nos vemos pronto! :)




jueves, 24 de marzo de 2016

Estambul

Estambul!!!

Después de un vuelo cómodo y barato con Pegasus, llego por primera vez a Asia!!, Pero es un hola y adiós, ya que Enes (el chico que me aloja) y la mayor parte de la población viven en la parte europea de Estambul. Nada más salir de la estación, con 20 liras en el bolsillo (1lira = 0,33euros) cojo un autobús para Taksim Square, el centro actual de la ciudad, justo donde desemboca la larga avenida de la independencia. Por cierto, donde tuvo lugar el atentado la semana pasada.

Lo primero que me impactó fue el tráfico. Madre mía, de noche, lloviendo y parecía que a la gente le daba igual, maniobras imposibles, adelantamientos por el arcén... camiones aparcados en medio de la autovía (por lo menos un centenar vi)... caos total.

Luego, la hospitalidad. Los turcos son muy acogedores y quieren ayudar al extranjero en todo lo que necesite. Yo tuve la suerte de que me aloja Enes, un miembro de Aegee-Estambul muy majo. Me quedé 3 días en su sofá, me enseñó los lugares más típicos e incluso salimos de fiesta con sus amigos. :)

Y por último su historia. Justo después de desayunar al día siguiente, nos fuimos derechos al Sultanahmet, donde se encuentran los lugares más emblemáticos de la ciudad, Enes hizó de guía y pasamos todo el día descubriendo la ciudad, fue el mejor día de esta parada sin duda. Pero antes de seguir, vamos a contextualizarnos un poco.
  • En sus orígenes, 667 A.C., Estambul era un pueblo de pescadores griegos paganos y la llamaban Byzantium.
  • En el 196 D.C., es conquistada por el imperio romano y en el 330 le cambian el nombre por Constantinopla, después de que el emperador Constantino el Grande trasladara la capital del imperio romano al este, dando lugar al imperio romano oriental (posteriormente conocido como Imperio Bizantino) La ciudad prosperó mucho durante 1.000 años y aguantó muchos ataques, por ejemplo los de Atila y los hunos, que no pudieron con la gran muralla de la ciudad. Era una ciudad muy rica y mantenía a Europa a salvo hasta que...
  • En 1453, la ciudad es arrasada por los turcos, el imperio otomano aniquila a todos los cristianos y saquea la ciudad e incluso la iglesia de Santa Sofía. Éstos, fueron la principal amenaza de la cristiandad durante muchos años, En 1529, Viena sufrío el primer ataque a manos de Suleyman el Magnífico, hubo un segundo ataque y hasta un tercero en 1683 pero no pudieron con la ciudad cristiana y ya no se expandieron más.
  • En 1923, se disuelve el imperio otomano y da lugar a la Republica de Turquía, tal y como la conocemos actualmente y la capital se traslada a Ankara.
Lugares imprescindibles:


Santa Sofía!!:

Basílica ortodoxa construida por los bizantinos bajo el mandato de Justiniano el Grande en 537 D.C., con la entrada de los otomanos se convierte en mezquita, le añaden los 4 minaretes que tiene actualmente y el interior lo adornan con símbolos musulmanes, pero mantienen los mosaicos cristianos. Hoy en día es un museo, no está reformado y se encuentran mosaicos a medias y paredes a medio enlucir, lo que le da un encanto especial y la hace más auténtica todavía. Vale 10€ entrar, que aunque sea un poco caro, es 100% recomendable su visita.



Mezquita Sultan Ahmed (o Mezquía Azul):


Se encuentra justo enfrente de Santa Sofía, mandada construir por el sultán al mando en 1609. Se la llama "Azul", porque tiene más de 20.000 azulejos hechos a mano y éste es el color predominante, sin embargo, los turcos la conocen como Sultan Ahmed Mosque. Se puede entrar por el lateral y es gratis. Pero hay que respetar los cinco turnos de rezo, durante los cuales desalojan el interior de curiosos turistas como un servidor. Y por supuesto hay que entrar descalzo, los zapatos se meten en una bolsa al entrar y se llevan colgando hasta que sales.
La verdad es que tanto por dentro como por fuera es una mezquita espectacular. A mi, nada más entrar, me generó una especie de paz y tranquilidad, es como si el tiempo se detuviera allí dentro. Me gustó.




Palacio de Topkapi:

Desde 1465 y durante muchos años aquí se alojó el Sultán y sus familiares y fue el centro administrativo del Imperio Otomano. La entrada vale 10€ y luego se paga un plus por visitar el Harén (que no entramos). La verdad es que merece la pena pasear por sus jardines, contemplar la hermosa vista desde el balcón principal y admirar los diferentes edificios que componen el palacio.



Gran Bazar:

Casi lo encuentro, jaja. Yo me espera un mercado gigante pero visible, pues no fue el caso. Está un poco escondido entre edificios y entré por una de las puertas pero no vi ninguna principal grandiosa como me esperaba. Una vez dentro, lo que toca es pasear y dejarte sorprender con todos los productos que venden. He de decir que es algo único y que la estructura antigua es espectacular, pero también que venden más de lo mismo en todos los sitios y yo al no poder comprar suvenirs ni nada por el estilo, pues me agota un poco... pero bueno, la siguiente parada me emocionará más.







Mezquita de Suleymán el Magnífico:

Está ubicada en lo alto de una de las siete colinas que tiene la ciudad. Es una de las más grandes y tiene unas vistas espectaculares. A mi me gustó mucho ya que no es tan frecuentada (o por lo menos de noche) y tiene un encanto especial. Sin duda, si tenéis la oportunidad, visitarla (aunque ponga que está cerrado, entrad que no pasa nada...)



Basílica:

Es una de las muchas cisternas en las que se asienta la ciudad. Creadas por los romanos para abastecer agua a la población. Cada columna es diferente, construidas por uno o dos bloques de piedra con una alineación impecable. Han dispuesto una pasarela para que los turistas podamos introducirnos al máximo e incluso podamos ver a medusa. Cuenta la leyenda que pusieron la cabeza de medusa invertida (y otra tumbada) como símbolo en contra de las costumbres paganas e imponiendo el poder del cristianismo. Los otomanos no las utilizaron, ya que preferían que el agua corriera y no fue hasta el siglo XX que se descubrieron.



Puesta de sol:

Por último, no podéis perderos la puesta de sol desde la parte asiática.
A mi me tocaron días nublados, por lo que no pude disfrutarlo tanto. Podéis coger un crucero por el bósforo desde el Sultanahmed (cerca del mercado de las especias) por 4 liras y llegar a la parte asiática. El recorrido en barco no tiene desperdicio. Nada más llegar andad hacia vuestra derecha como 20min y llegaréis a una zona de sombrillas y cojines. Solo tenéis que sentaros y admirar el paisaje con un chai calentito. Qué pasada!



Como conclusión solo decid que Estambul es de esas ciudades con encanto, que ni mucho menos he podido saborear todo lo que tiene que ofrecer. Eso sí, me he maravillado con sus lugares históricos, he aprendido un poco sobre la religión musulmana y la situación actual que vive la ciudad, y sobre todo he conocido un poco a su gente y sus costumbres.

Siguiente destino: Emiratos Árabes Unidos! :)




lunes, 14 de marzo de 2016

Estambul y la crisis de los refugiados sirios


Hoy escribo por necesidad, necesito plasmar en palabras lo que estoy viviendo en Estambul, y como sabéis, no voy a contar únicamente lo maravillosa y alucinante que es esta ciudad, también quiero exponer la dura realidad que vive este país actualmente.
  
Turquía con 14 millones de habitantes (dato estimado) recibe cerca de 30 millones de turistas la visitan al año, está en el top 10 de países visitados en todo el mundo y por ende este sector es un importante pilar de su economía, junto a la agricultura (sobre todo maiz) y a la industria del textil y automoción. Lo primero que me dice mi amigo Enes (que me alojará en su casa tres días) es que no es normal que los lugares emblemáticos y comúnmente abarrotados se encuentren ahora casi sin visitantes. Y es que los atentados están a la orden del día. Ayer, hubo uno en la capital (Ankara) dejando más de 30 muertos y en total ya son más de 100 personas las que perdieron su vida por esta causa. Hay muy poca repercusión mediática, parece ser que al estar fuera de la UE no es tan alarmante... increíble. Debemos ayudar a acabar con esta situación si no por humanidad (que parece ser que nos da igual) hagámoslo por egoísmo. En este mundo globalizado no puedes tener a tus vecinos en guerra y tú librarte sin más.
 
Primero de todo, quiero aclarar que es seguro viajar aquí, la probabilidad que te pase algo es mínima y considero que si te tiene que pasar algo te puede pasar igual en Madrid o Barcelona, actualmente todas las grandes ciudades son susceptibles de recibir ataques terroristas. Estambul es una ciudad inmensa y ya tienes que tener mala suerte para que en el momento que estés en la plaza central pase algo, muy raro, pero también hay que ser conscientes que la situación no es la más adecuada para el turismo. 
  
Turquía acoge 2,5 millones de refugiados sirios, de los cuales, 230.000 están en campos de refugiados a la espera de que les abran la puerta. La verdad es que es compleja la posición de este país en este conflicto, por un lado está el lado humanitario que todos tenemos y que nos empuja a colaborar y aceptar a los refugiados pero por otro muchos turcos piensan que están colapsando sus calles de miseria e inseguridad. Para que nos hagamos una idea España ha alojado a 18 refugiados de los 16.000 que nos hemos comprometido a acoger y en toda Europa el dato es escalofriante, únicamente 160 personas de las 160.000 comprometidas (en total la cifra de refugiados llegados ilegalmente por mar asciende a 150.000), aún cumpliendo esta "promesa" es muy insuficiente. Encima, Europa critica a Turquía por no aceptar más refugiados, y aunque suministre euros a Ankara, eso no es suficiente. Bueno, es un tema muy complejo y la verdad es que no puedo dar una opinión formada al respecto, lo que sí puedo decir es lo que he visto estos días en Estambul. Hay un documental muy impactante de socorristas españoles en Lebos (Grecia) que están ayudando a muchísima gente. Os dejo el link aquí.

http://images.lainformacion.com/
Niños, de todas las edades, desde 1 año hasta 16, vagabundeando por las calles a cualquier hora... Es escalofriante. El viernes se nos echaron literalmente encima unos cuantos niños de no más de 8 años pidiendo 1 lira, a mi amigo le metían la mano en el bolsillo y no cesaban en el intento... otros descalzos por la calle se acurrucaban en la acera esperando que alguien se apiadara de ellos, la situación es bastante triste. 
  
Sin embargo, los turcos, por lo menos los cinco con los que he podido hablar, tienen un punto de vista distinto, consideran que los sirios deberían quedarse en los campos de refugiados provistos por Turquía y UE, ya que al entrar están saturando el país, llenando sus calles de vagabundos... y próximamente temen que hayan revueltas, robos e inseguridad... es la otra visión de este conflicto. El ciudadano turco que diariamente lidia con esta situación le enfurece que su gobierno (y Europa) no pueda solventar este tema en su lugar de origen o por lo menos que sea algo organizado y que todos los países colaboren en igual medida. Pero los sirios como es normal, quieren una vida mejor y no están en Turquía para quedarse sino para sobrevivir y volver a su país cuando el conflicto haya finalizado.

El propósito de este blog no es protestar y tachar de irresponsables a unos o demonizar a otros, pero he visto conveniente hablar de ello ya que es un tema candente en mi primer destino. En el próximo post escribiré sobre las muchas maravillas de esta ciudad histórica.



domingo, 6 de marzo de 2016

Últimos días

Últimos días antes de la aventura.

Ya está todo preparado a falta únicamente de los últimos detalles.

Este fin de semana ha sido el de las despedidas. Ha sido duro pero me ha llenado de fuerza y amor para comenzar el viaje. Me habría gustado despedirme de más personas importantes para mí pero no ha podido ser, tendrán que venir a visitarme jeje.

sábado, 6 de febrero de 2016

Preparados, listos... ya

La decisión

Después de muchos meses dándole vueltas a la cabeza, con contradicciones diarias y nudos en el estómago continuos, por fin, la decisión está tomada. :)